21 septiembre, 2008

Vuelvo pero no quiero pasar página. Volveré a India.


Después de días vuelvo para encontrarme con las amistades y el trabajo, siendo la misma pero sin ganas de pasar página. Atrás queda mi viaje a India, un viaje que me ha pegado una buena bofetada, que me ha llenado de paz y me ha estremecido como nunca pude esperar.



El choque cultural es una realidad que el visitante se encuentra el primer día, la mísera pobreza y la riqueza más exultante conviven en pocos metros, el color más llamativo se mezcla con el olor y el sabor más natural, la ingenua mirada se esconde tras una pícara sonrisa y la población te observa con la misma extrañeza que la que tú la observas...pero no hay que quedarse con las primeras impresiones. Si lo haces tu visión poco tendrá que ver con la mía.


El día a día te hace descubrir la bondad de sus gentes, te hace disfrutar de los contrastes que esta tierra encierra, saborear sus comidas, adaptarte a las circunstancias y empaparte de la espiritualidad que en el ambiente se respira.


La calle es la escuela que mejor te enseña a sobrevivir allí pero no la mejor escuela para todos los que en ella se hallan. Los niños te miran, se acercan y te piden, pero la lástima que sientes en un primer instante y te empuja a darles una limosna calma tu conciencia a la vez que retroalimenta, sin quererlo, la mendicidad infaltil tan extendida allí.

Con inquietud en unas ocasiones y con respeto siempre, esta experiencia hay que vivirla, porque no alcanzan las palabras para contarla ni las imágenes para describirla. En todo caso, no te va a dejar indiferente. Por si sientes curiosidad te dejo algunas fotos que he rescatado y que reflejan algo de lo vivido en este viaje que he tenido la suerte de disfrutar con una compañía de lujo.



2 comentarios:

maria dijo...

Que bien lo describes, debe ser impresionante ese choque cultural, aunque un poco triste ¿no crees?

esther sáez dijo...

Hola Bego,
Me ha gustado mucho tu comentario sobre el viaje a la India, como siempre has sabido expresar con pocas palabras lo vivido,muy poco en comparación con lo que queda.Se necesita mucho más,para poder incluso dar una pequeña definición de qué es India. Un saludo.Esther Sáez.