10 diciembre, 2009

Después de meses aislada del mundo VUELVO A DAR EL COÑAZO

Ya pasó el verano, ya dejé atrás el papeleo y las idas y venidas a los bancos, ya tengo nueva casa, estoy instalada y si bien, sigo aun sin cocina, puedo ya por fin disfrutar de una normal conexión a la red ¡Cuanto lo necesitaba! nunca creí ni estar tan enganchada, ni que la desintoxicación pudiera resultarme tan dura y dejarme tantas secuelas...
¿Por dónde empiezo a contar? Creo que ya no recuerdo lo que costaba escribir y lo que disfrutaba leyendo las vivencias y peripecias de tantos y tantos compañeros y compañeras a los que a diario doy el coñazo y por suerte con o sin conexión he seguido dando la lata.

Pues eso, tengo café para todos los que queráis pasar por casa y un montón de chocolate para acompañarlo. También tengo una tremenda hipoteca y muchas ganas de contaros todo lo que en estos días y en este nuevo centro he ido experimentando. Como por algo hay que comenzar, lo haré por lo más entrañable y distinto de los último días.

La actividad que en este primer trimestre más me ha llenado, en la que más me he involucrado junto con mis alumnos/as, la que más dolores de cabeza me ha generado, la que me ha ocasionado más satisfacción y en la que mi departamento ha creído y ha apostado con firmeza, ha sido nuestra particular campaña de recogida de zapatos para colaborar con la ya conocida "Shoes for África" puesta en marcha por Samuel Etoo y compañía. Ya sabéis, lo de siempre. Leo algo sobre el tema, no lo pienso en exceso y se lo lanzo a mis alumnos/as de Ética y compañeros/as del Departamento. Convencidos aceptan el reto y juntos trabajamos y trabajamos hasta involucrar a los ayuntamientos y colegios de sus localidades y recaudar miles de pares de zapatos. La odisea del transporte con algunos coches amigos, la carga y descarga de tantos zapatos y nuestra nocturna entrega en el Corte Inglés de Badajoz no os la cuento, estoy segura que de hacerlo definitivamente me tacharíais de loca y aunque lo estoy un poco, no es para tanto. La actividad ha sido valorada por el alumnado y además de disfrutar hemos dormido mejor de lo habitual. ¿Qué más se puede pedir?

Por el momento es suficiente. Mañana os cuento mi particular vinculación de los resultados académicos y la ratio. Estoy convencida de que lo más evidente nunca resulta ser tan simple como pudiera parecer y que el peso que cobran las distintas variables que intervienen en el proceso se adaptan demasiado a las circunstancias y hacen que la realidad no sea fácil de prever.

4 comentarios:

Ana dijo...

La red te ha echado de menos también, me alegra leerte de nuevo.

Antonio dijo...

Pues, bienvenida seas. Ya nos irás contando cosas. Un saludo.

Joselu dijo...

He venido a conocer tu casa y desearte también un año lleno de hermosas experiencias y de solidaridad. Que nuestro ser sea claro y deseoso de conocimiento. Recibe un cordial saludo.

marlen dijo...

te había leído anteriormente y me alegro de reencontrarte. Un saludo