23 junio, 2007

¡Qué buenos son y cuánto saben!

¡Qué buenos son y cuánto saben!, sí, me refiero a Paco y a Carlos, esos dos tipos que andan por ahí sueltos y a los que la Administración tenía que leer de vez en vez para aprender de sus errores y hacer y decir con un poquito más de precisión.

El otro día coincidía con Carlos tras leer su entrada sobre los días lectivos. Pues sí, yo también pienso que es vergonzoso que se pierdan tantos días en pleno mes de junio, que las pruebas extraordinarias tal y como están planteadas son absurdas y se cargan el principio de la evaluación continua y que nuestro trabajo en el mes de junio se centra más en el papeleo que debemos entregar a la Administración, que en las clases o acciones de otro tipo que deberían dirigirse a los alumnos hasta el último día. Que conste, muy a mi pesar.

Hoy leo en el blog de Paco, algo que inevitablemene me arranca una carcajada. Sin duda es una entrada sobre la que hay que pensar, aunque sólo sea por no seguir el ejemplo de los que dicen y escriben sin hacerlo.

2 comentarios:

Carlos Cabanillas dijo...

Gracias por tus elogios, compañera, desmedidos sin duda en lo que a mí se refiere.

Y sí, hay muchas cosas que nuestra administración debería leer..., si supiera, claro.

Espero verte el jueves en nuestra despedida de curso.

Salutem.

Francisco Muñoz de la Peña dijo...

Yo como discípulo de Carlos también te lo agradezco.
El ministerio de Educación y las consejerías de Educación tienen en nómina un capital humano impresionante y tú eres todo un ejemplo de ello pero en numerosos casos nombra en los cargos de responsabilidad a gente que tiene "el carnet" y no aprovecha a gente con talento y sentido común.