10 febrero, 2007

Mi particular sesión de tarde

En una sociedad hedonista y nihilista como en la que vivimos, en la que como dijo Bob Dylan "vamos muy deprisa, pero a veces sin rumbo, miramos pero sin recrearnos, oímos pero no escuchamos, no aceptamos la espera y nuestra paciencia disminuye", cada día es más frecuente encontrarnos con mensajes o comentarios del tipo: "el niño me ha salido...", "tiro la toalla", "¡curso de aleman, apréndelo en tres meses sin ningún esfuerzo!" o "disfruta del placer sin límites". Después de acudir esta mañana a Villafranca de los Barros y compartir un rato con Javir Urra, algunos compañeros y muchos padres interesados en la educación de sus hijos, llego a casa y me pregunto: ¿nuestros adolescentes tienen claros los límites?, ¿tenemos claros los límites los distintos ámbitos en los que el niño se forma de un modo global?, ¿no deberíamos anteponer la formación de un país a los intereses económicos que se tornan en algunas ocasiones en bochornosos espectáculos?.

A diario, nos encontramos con niños que carecen de referentes sólidos, que no saben decirte con rotundidad qué está bien y qué está mal porque su mente la ocupan, en el mejor de los casos, mensajes contradictorios que no hacen más que desdecir lo que otros dicen o deshacer lo que otros con su trabajo intentan inculcar. Véase, el caso de los trastornos de alimentación. Después de días trabajando en este asunto con los alumnos de mi centro, me encuentro con foros en los que chicas con este trastorno se animan a seguir adelgazando, o lo que es lo mismo, a morir un poco más cada día. ¿No es absurdo que no exista regulación alguna de estas páginas?, ¿hasta dónde llega la libertad de expresión y qué tiene que pasar para que dejen de existir algunas páginas cuyas expresiones son tremendamente perjudiciales para aquéllas personas con importantes problemas de percepción?.

A diario escucho también esos comentarios en los que se habla de los padres como si de cajeros automáticos se trataran. ¡Ay, queridos padres!, lo que daría por ver vuestras caras ante algunos comentarios que sobre vosotros emiten vuestros hijos mientras juegan al balón con sus amigotes . Es una pena que para algunos críos los padres no sean más que eso, los que satisfacen con la inmediatez que esperan, los caprichos que a diario rondan sus cabezas. Es una lástima que me encuentre con niños que tienen un móvil de 180 euros, es una exageración que un chico disponga de ciertas cantidades de dinero a diario, pero...lo que más me preocupa es que este niño no haya hecho nada de provecho para obtenerlo y por tanto, no valore el esfuerzo que cuesta conseguirlo. ¿Sirven de algo los discursos sobre el esfuerzo cuando se tiene todo sin haber hecho mérito alguno para lograrlo?. Me gusta el "SI" pero he de reconocer que, en algunos casos, echo de menos el "NO" en el momento justo, y lo que es peor, creo que algunos chicos también lo echan en falta. Comparto que hay que educar en el "SI" pero mantengo que el decir "NO" no traumatiza a nadie.

Señores, recordemos que las cartas nos vienen dadas pero que nosotros decidimos cómo jugarlas. Recordemos también, qué los valores no han dejado de existir, tengamos claro que están en nuestras manos y que aunque por momentos los descuidemos, todavía se pueden recuperar. Para entonces, esperemos que no sea demasiado tarde.

Para pensar os dejo ahora algo que leí hace tiempo y que esta mañana ha vuelto a llegar a mis manos.

LOS HIJOS

Tus hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida, deseosa de sí misma. No vienen de ti, sino a través de ti y, aunque estén contigo, no te pertenecen. Puedes darles tu amor, pero no tu pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos. Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas, porque ellas viven en la casa del mañana. Que no puedes visitar ni siquiera en sueños. Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerlos semejantes a ti. Porque la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer. Tú eres el arco del cual tus hijos como flechas vivas son lanzados. Deja que la inclinación en tu mano de arquero, sea para la felicidad. (Kahlil Gibran)
______________________________________________
Termino esta entrada dando las gracias a Javier Urra, como no, por permitirnos compartir experiencias y por enseñarnos una forma más de llegar a los demás y lograr transmitir, cosa no siempre fácil. Además, quiero mostrar mi agradecimiento a todos esos compañeros de Villafranca de los Barros que nos han tratado, a todos los asistentes, como si fuéramos de la casa y a todos esos padres que con su masiva participación, siguen dando sentido a nuestro trabajo y nos animan a seguir trabajando en la línea en la que lo hacemos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

dear begonia, where did you get that dylan excerpt from? I consider myself a dylan fan ,but-looking through my files- i still cant make out the origin of these words. by the way, gibran's quotation is better seen after a deepr look at a bigger chunk of his wor, he wasnt such a naïve pal.
anyway, loved your place, keep on
kisses and hugs
dick

maria dijo...

Efectivamente "puedes abrigar sus cuerpos pero no sus almas" y sin embargo qué difícil es esta empresa.