02 agosto, 2006

De la incertidumbre al papeleo

Ayer leía que no se recomendaba escribir en los blogs cuando el estado de ánimo roza los extremos. Respeto ciertos comentarios, faltaba más, pero me parece que el seguirlos al pie de la letra, resta encanto a la espontaneidad propia de determinados blogs y por eso, hoy y ahora que estoy tremendamente contenta, me salto estas recomendaciones.

Me acaban de notificar que he pasado de interina a funcionaria "en prácticas". Esto quiere decir dos cosas: una, me tendrán que aguantar, dando la lata, durante mucho tiempo en esta profesión y dos, la caldereta prevista con mis compañeros de instituto sigue adelante.

Ya me dirán, después de tanto relato referido a las dichosas oposiciones en este blog, si esta noticia, por muy eufórica que yo esté, merecía esperar para ser contada. También me dirán, si esto se ha tratado de un guiño de la justicia, suerte, trabajo reconocido o de qué.... Llegados a este punto de adjudicación de plaza, yo sigo inclinándome por la palabra suerte, a las milésimas de diferencia entre unos y otros, no creo que se le deba llamar de otro modo. ¿Qué diferencia en conocimientos puede haber entre el número 30 y el 31?, independientemente de, sigo pensando que este proceso de acceso a la función pública es de locos.

5 comentarios:

Carlos Cabanillas dijo...

Enhorabuena por segunda vez.

Ya avisarás para esa caldereta.

María dijo...

La diferencia no está en el conocimento sino en los kilómetros de más o de menos , pero estoy segura que vayas donde vayas estarás bien, tendrán suerte.
Sigue en pie lo de la caldereta.
Felicidades, disfrutaló.

Begoña dijo...

Habrá caldereta y os avisaré, no faltaba más. Yo he tenido la recompensa por tantos días sin siesta y vosotros la debéis tener por aguantar estoicamente cada uno de mis rollos. Ya lo dije, estas oposiciones son de muchos.

Ana y Julia dijo...

Nuestras felicitaciones desde Salamanca. Ya lo sabes, aquí sigues teniendo tu sitio y tu casa. Saludos.

Paula dijo...

Recibi tu mensaje hace unos dia perdona por no responderte, me fue imposible, ya sabes cuanto me alegro. un besazo