25 septiembre, 2006

Puentes iberoamericanos

Siempre me ha llamado la atención lo desconocido y he de reconocer que me cuesta bastante, resistir la curiosidad cuando algo nuevo se cruza conmigo. Así comienza la historia: el día 7 de septiembre llego a mi nuevo instituto y me encuentro en un panel enorme escrita esta página web. Lo primero, anotarla y comprobar qué se encierra en ella. Lo segundo, revisarla detenidamente. Tras la revisión me llevo una grata sorpresa y espero que con el paso de los días y a medida que nos vamos conociendo, alguien mencione de qué se trata todo esto. Lo tercero, me lo cuentan y allá voy. Así, termino diciendo sí a un nuevo proyecto cuyo inicio supuso un gran esfuerzo por parte de algunos compañeros y que este curso hay que continuar, sería una pena tirar el trabajo de otros por tierra. ¿Se implicará mucha gente?, no lo sé; ¿cómo saldrá?, ya os contaré. De cualquier manera e incluso en el peor de los casos, sé que merecerá la pena dedicar el tiempo a conocer a otros y a que otros nos conozcan.

3 comentarios:

Lola dijo...

No he querido escribirte en el blog de los alumnos para no mezclar las cosas, pero quiero que sepas que la primera práctica que has puesto en el blog será la que realicen mis alumnos mañana. Ellos en papel, por supuesto.

Begoña dijo...

Ya te dije que no había ningún problema,al contrario, me alegra saber que te ha gustado y que la vas a utilizar, Lola. Ya me contarás qué tal resulta.

ysg dijo...

¡Una gran iniciativa!complicada, pero bella. Me parece algo muy positivo el hecho de que jóvenes provenientes de tan distintas realidades pongan en común proyectos e ilusiones. No por ell@s en sí mismos,sino por lo que supone la cooperación entre culturas desde edades tempranas. Pérdida del miedo al "extraño",enriquecimiento cultural,una visión más global del mundo,etc...
como tú bien dices, "siempre merece la pena conocer a otr@s"