15 junio, 2006

Primeras impresiones del uso del blog en el aula

Hace días expusimos la intención de trabajar con el blog en el aula, para comprobar su utilidad y tener una buena base que sustente su uso en próximas ocasiones. Nos pusimos manos a la obra, para evitar que todo lo enseñado por Jose L. Redrejo se diluyera sin resultado alguno y terminamos dándole al blog dos usos que poco tienen que ver entre sí, pero que ambos, pueden sin duda, ser de utilidad según el contexto y el momento en el que se usen.

Así comenzó la experiencia en el aula...


Estaba ante un grupo de 4º de la ESO a punto de finalizar el curso, que antes de despedirse debía hacer una razonada valoración del desarrollo general de la clase de ética y que manifestaba interés por mantener el contacto durante el verano. Intentando complacerlos, ¡era ya final de curso y habían aguantado estoicamente mis sermones día tras día!, y evitando de paso, que me volvieran a colgar la etiqueta de generadora de papel, ¡no fue la de charlatana, ni persona que se dedica a agobiar a otros en exceso, en esta ocasión!, decidimos crear un blog que comenzara con el objetivo de hacer una valoración de la asignatura y siguiera con la libre gestión del mismo por el grupo de alumnos. ¿Qué resultados hay hasta el momento?, veánlos aquí si quieren. ¿Cuál fue mi sorpresa?...la espontaneidad y la libre creación se mezclaron con los sms propios más de móviles que de blog, creía yo, y para colmo, toda la buena combinación de letras que durante todo un curso me había costado mantener, se fue al traste en décimas de segundo. Ahora me pregunto... ¿puede ser que un aparatito como es el móvil haya ganado por goleada a una institución como es la escuela, que durante tantos años ha intentado, intenta y sigue intentando conseguir y generalizar una buena expresión escrita por parte de los alumnos?, ¿tenemos que resignarnos a esta situación?...Señores, sólo espero que mis estupendos alumnos, esos que en el trabajo diario y en los exámenes no cometen faltas de ortografía,quizá motivados, más, por obtener una buena nota que por escribir correctamente,no tengan la ocurrencia de enviar un currículo utilizando estos nuevos códigos (ke,agams....).

Un día más tarde...


La situación a la que me enfrentaba era muy diferente y el modo de usar el blog, por tanto, también lo sería. Estaba ante un grupo de alumnos de 1º de Bachillerato que cursaban la asignatura de psicología, que aún no habían terminado sus clases y que estaban angustiados con tanto examen. ¿Qué hacer si las calificaciones ya están prácticamente definidas y no se quiere aumentar el grado de angustia de nadie?...ante esta pregunta, decidí plantearles un serio trabajo, en grupos de cuatro a seis personas, que nos permitiera repasar y profundizar en el contenido y que quedara plasmado en un blog de clase para recurrir a él cada vez que se necesitara. Los primeros resultados del trabajo pueden verlos aquí, nada que ver con lo visto anteriormente, simplemente son dos blogs con objetivos muy diferentes.

¿Mi opinión, ahora, sobre el uso del blog en el aula?, sigue siendo la misma que días atrás. Dependerá del momento, lugar, grupo de alumnos, objetivo que se pretenda, uso o abuso que se haga de este modo de trabajo y mil factores más, el que sea más o menos efectivo y tenga o no, éxito entre los alumnos . ¿Merece la pena el intento?, por supuesto. Os señalo ahora, sin perder de vista que soy principiante en el mundo de los blogs y que lo mío sólo es una opinión basada en una breve experiencia en el aula, algunos pequeños detalles que considero no se pueden obviar si se decide emprender esta aventura:

1.- El objetivo final del blog, como con cualquier actividad que se plantee debe tenerse claro y aclarárselo a diario a los alumnos. Puede ser que sólo así trabajen como queramos que lo hagan.

2.- La mediación del profesor en las entradas elaboradas por los propios alumnos o la existencia de un moderador es fundamental. ¡Cuidado!, esto no supone que se desvirtúe la aportación del alumnado, más bien, se trata de cuidar los pequeños detalles. Comparto la opinión de que sería recomendable que fueran los alumnos los que hicieran con seriedad su propias entradas, pero cuando este método de trabajo resulta nuevo para ellos y no se quieren correr riesgos innecesarios que resten seriedad al trabajo que se plantea, puede ser más recomendable que aparezca, o más bien, no desaparezca del todo, la mano del profesor.

3.- La motivación del alumno para elaborar un buen blog no puede perderse de vista, no es lo mismo que el blog surja para mantener las redes sociales establecidas durante el curso, que un pequeño porcentaje de su calificación esté en juego. Esto determinará, sin duda, el tipo de mensajes que nos encontraremos en el blog

1 comentario:

Francisco M. dijo...

Me ha gustado mucho tu artículo Begoña y me he permitido hacer una rseña del mismo en aulablog21.
Saludos de Paco